19/1/09

Lo lamento mucho, pero no se autorizan los gastos que originaría este reportaje”. Con esta respuesta concluyeron en el verano del 2000 las gestiones que realizaba con una corporación del turismo náutico nacional la hoy desaparecida revista Bitácora para efectuar una cobertura en vivo de la pesca deportiva que ofrecía el coto turístico Jardines de la Reina. El periodista que llevó el proyecto a la publicación había difundido en ocasiones anteriores noticias de otras fuentes acerca de ese enclave. Hoy es un placer publicar en este blog un reporte directo de la pesca en la famosa cayería, gracias a la gentileza del amigo mexicano Nassim Joaquín.

UNA SEMANA EN JARDINES DE LA REINA
Por Nassim Joaquin Delbouis, Isla de Cozumel, Quintana Roo, México
Fotos: cortesía del autor y del guía Yennis Luis de León


Amigos, del 10 al 18 de octubre estuve en los Jardines de la Reina en la provincia de Ciego de Avila, Cuba. Fuimos mi esposa Laurie y yo y la pasamos excelente. El viaje fue largo y cansado con seis horas en autobús de lujo desde La Habana hasta el pueblo de Júcaro y de ahí tres horas más en barco hasta La Tortuga Lodge, en Cayo Caballones, en los Jardines de la Reina. Un archipiélago enorme que es un Parque Nacional y es conocido como "El Laberinto de las Doce Leguas" *. Laurie y yo éramos los únicos pescadores en esas 12 leguas! En la Tortuga convivimos con un grupo de buzos de Isla Canarias muy agradables en este viaje y grandes amigos.

Nuestro guía para este viaje fue 'Chinito', llamado Yennis Luis de León, una gran persona y excelente guía de pesca con su bote Dolphin skiff El Alecrín, con un motor Yamaha de 60 hp.
El primer día llegamos como a las tres de la tarde; dejamos las cosas después de un refrescante mojito y ¡a pescar! Fuimos cerca del campo de pesca a buscar macabí y no tardamos en encontrarlos. En unas cuantas horas enganché tres de estos, pescando dos y perdiendo uno. Macabíes de muy buen tamaño por cierto. Le di el turno a Laurie quien es nueva en esto y logró enganchar dos de estos pero se le soltaron al pelearlos... le faltó clavarlos con más fuerza.

Todo el macabí de esta parte de Cuba es de los difíciles, que mayormente andan solitarios, coleando y con fondo de pasto marino que impide se asiente la mosca en este. Fue un buen arranque. También vimos un tiburón de unos 20 kilogramos que se asustó con la punta de mi caña. Creo que nunca pasó un día sin que viéramos un tiburón y en una ocasión casi agarro uno de unos 30 kilogramos con mosca, pero no... El segundo día fuimos a la zona de Peralta y de Las Cruces, en donde pescamos un "doble" de macabí y varios macabíes más de grandes escuelas.



Este día Laurie mejoró mucho y engancho nueve macabíes pescando seis. Yo logre enganchar seis y saqué solo tres. Y enganché varios sábalos pequeños pero todos se fueron...También vimos algunas pocas palometas, todas de buen peso. Tuve una buena oportunidad con una a la que lance una mosca de macabí con patas de goma que me regalo Eduardo Arceo, como que la palometa mostró cierto interés en esta pero finalmente no la comió como suele ser su costumbre. Fue un buen día y de largas distancias hacia el sur. Cabe mencionar que olvidé todas mis moscas de palometa en Cozumel ¡Así es la vida, siempre algo se olvida! Durante la sesión de pesca, parábamos a comer a medio día en algún lugar protegido por los manglares, por cuyas ramas vimos muchas jutías, unos roedores que son como una especie de rata gigante que habita en el mangle y que solo en Jardines de la Reina hemos visto.

Cada vez que regresábamos a La Tortuga nos recibían con porciones de pizza calientita y un buen cubalibre o mojito mejores que los de la Bodeguita del Medio... y a platicar de los hechos del día con los amigos de Islas Canarias que estaban buceando con tiburones.
¡El segundo día rompí mi caña 9wt Sage RPLXi al pisarla! y bueno, fue el fin del 'buen tiempo'. Había una bonanza increíble y un mar precioso sin nada de viento. Pero como pronostico una nube en forma de 'bomba atómica' se acercaba a lo que sería el tercer día, cuando entre un viento fuertísimo de muchos nudos que no dejó de soplar hasta el día en que nos fuimos y que dificultó mucho la pesca y el acceso a las zonas de sábalo grande como el paso de 'Boca Grande' y 'Bretón' mismas que no pudimos pescar por la marejada en los canales entre cayo y cayo. Sin embargo, aun así nos metimos a los canales de mangle y enganchamos varios sábalos en agua baja. En el tercer día logre enganchar 3 de estos y sacar uno solo. Laurie también enganchó uno que perdió (pero es el primer sábalo que engancha en su vida). Las moscas de Eduardo Arceo para sábalo con cola de conejo atrás y en color negro y naranja funcionaron muy bien. También una de Paco Espinal de materiales sintéticos en negro y rojo. Los guías, en este caso 'Chinito', tienen una fuerte predilección por las moscas oscuras o en color negro que al parecer son las más exitosas, pero en mi opinión el sábalo está tan poco pescado ahí que cualquiera sirve. Es increíble poder pescar el sábalo en los arenales y con el agua tan clara, distinto a los destinos como Holbox, San Felipe y Campeche. Aquí el fondo era claro y ocasionalmente oscuro con parches de pasto marino o seibadal, como Cozumel del lado del mar.

El tercer día Laurie engancho cinco macabíes pescando tres de estos y un sábalo que se fue. Yo enganché siete macabíes y pesqué cinco de estos y enganche tres sábalos sacando 1 pequeño, de unas 10 libras de peso. El cuarto día el viento era insoportable....y tuvimos que pescar cerca de La Tortuga. ¡Sin embargo fue el día de los macabíes grandes! Aunque cayos como La Lisa y Chocolate suelen ser los mejores para el macabí grande (hace dos años pesqué uno de 8.5 libras en La Lisa) no pudimos pescar ahí por el clima. Sin embargo 'Chinito' nos encontró unos muy buenos y sacamos tres de estos (Laurie dos y yo uno) que estimamos ¡entre seis y siete libras de peso! [7]Vale mencionar que el peso promedio del macabí de Jardines de la Reina es mucho más grande, diría yo que libra y media más aproximadamente, que el de la Península de Yucatán, al menos en promedio. También hubo algunos pocos chances con palometas, pocas pero grandes, pero el clima dificulto mucho el acceso a sus zonas de pesca.
El quinto día, también hubo algo de palometa pero sin suerte. El mar estaba muy turbio y casi agarro una de nueva cuenta con una mosca de Eduardo Arceo, pero nada. Estaba enorme calculo en las 22 a 28 lb. Pero pescar palometas este día era complicado por el viento y lo turbio del agua en estas zonas de pesca. Fuimos al macabí y Laurie enganchó tres y pescó solo uno, yo enganché siete y saqué seis de estos.
El sexto día fue el ultimo, pues aunque todavía nos quedaba sesión más el séptimo, ya no lo pescamos en parte por el tiempo y porque pretendíamos salir temprano para La Habana junto con el grupo de buceo. Sin embargo lo compensamos pescando un poco más durante esta jornada.
Este día fuimos a las canales de mangle en busca de sábalos...a 'Las Auras' vimos menos sábalos pero saque uno de uno, luego fuimos por macabí y logre enganchar 7 de estos sacando 5 incluyendo uno estimado en 6 lb de peso. Que desafortunadamente al liberarlo solo nado unos metros y ¡¡zaass!!, el mar se tiñó de sangre... ¡¡se lo tragó una barracuda como de 20 libras!! Quedó la cabeza solamente y luego ni esa, regresó por ella y ¡adentro! Me dio mucha pena pues era un macabí de unas 6 libras o más, muy bueno. Lástima.

Laurie engancho tres este día y sacó solo uno, en parte por la dificultad del viento que no nos dejaba en paz. Aprovechamos también para hacer un poco de observación subacuática en el área y es preciosa, hay caracol abundante y mucha langosta.....y arrecifes muy bonitos llenos de pargos, boquinetes, loros, etcétera.

Los macabíes los pescamos muy bien con una mosca de Eduardo Arceo que es un clouser minnow verde con patitas de goma naranja. Esa mosca y una de Paco Espinal que es un crazy charlie con cola de ardilla y también patitas de goma fueron excepcionales, los macabíes nunca las rechazaron.

Este día el viento era terrible y fuimos por las palometas....tuvimos unos muy buenos chances con estas, pocas pero grandes. Desafortunadamente ya al final estábamos por retirarnos del bajo y las olas eran fuerte, cuando en la última ola esta golpeo de frente el bote y el guía se precipito encima del bote (la peor caída). Golpeándose de lleno el dedo del pie y parte de este...pensamos que se había fracturado!! Un golpe muy fuerte...Sin embargo después de aplicar presión y de pedirme que le jalara el hueso para acomodárselo. Aargg!!

Quedo 'bien' pero Chinito no quiso regresar a La Tortuga sino seguir pescando hasta que terminara el día. Algo que debo reconocer de los guías cubanos que pese a dolor o incomodidades siempre están ahí dando un poco más de si, hasta que sea el momento de volver. Realmente una actitud sobresaliente.

'Chinito' me contó el caso de un guía de La Tortuga hace unos años que le paso lo mismo pero que se golpeo la cabeza y perdió el conocimiento y cayo al agua. Casi se ahoga, si no fuera porque los clientes lo rescataron, pero tuvo un golpe fuertísimo y tardó varios minutos en recobrar el conocimiento.

Seguimos pescando y tuve un buen chance con un pargo criollo de unas 7 libras, coleando, pero tenia una mosca de sábalo pesada y el pez estaba en agua muy baja con el lomo de fuera; no me dio tiempo de cambiar caña, y la misma se me atoro en el fondo perdiendo la oportunidad ¡Se veía precioso con su cola roja entre el pasto marino!

Pescamos un buen rato y disfrutamos más de los Jardines, pero el tiempo llegó a su fin y tuvimos que regresar, para despedirnos después de un habano y un ultimo mojito. En total fueron 63 macabíes enganchados y 41 pescados, como cuatro de entre 6 y 7 libras. Y varios sábalos enganchados y dos pescados, además de algunos pargos, jureles pequeños y especies adicionales.

Hay muchas fotos y grandes recuerdos. Los Jardines de la Reina es sin duda uno de los lugares mas vírgenes que existen en el Caribe...y ojalá se conserve así. Gracias a todos en La Tortuga y especialmente a Chinito, y a Paco Espinal y Eduardo Arceo por mandarme moscas para probar en la zona las cuales funcionaron de maravilla y me ayudaron mucho... y a Daniel Beillinson de Flyfishing Caribe & Patagonia por organizar el viaje, el cual fue excelente y espero volver pronto.

Saludos
Nassim Joaquin.-

*El Laberinto de las Doce Leguas es parte del archipiélago de Jardines de la Reina, al Sur de la provincia de Camaguey, y es una cadena de cayos que ocupa el borde exterior del grupo insular, entre el canal de Cachiboca al Oeste y el cayo Cabezas del Este, por el lado oriental.

Pescadores deportivos estadounidenses redescubren Paraíso cubano (1996)

Secretos en los Jardines de la Reina (1997)